Logo Background RSS

Advertisement

La Tormenta Económica Perfecta

  • Michael Maloney nos habla de lo que él cree será la tormenta económica perfecta, según el es inevitable  y que esta a poco tiempo de impactarnos qué podemos hacer para defendernos de ella?. Le el siguiente capítulo y juzga por sí mismo.

    Pienso que habrá una tormenta perfecta y que no existe nada que podamos hacer para evitarlo. Cuando los sucesos converjan, el resultado será una destrucción económica rápida y devastadora. Tal vez los resultados no sean tan imponentes como los de la destrucción de la naturaleza, pero serán reales que, y si piensas que el gobierno te va a auxiliar a estas muy equivocado.

    Nuestro sistema político está estructurado para castigar a cualquiera que piense en, o haga planes para más allá de cuatro años a futuro la única manera en que un político puede resultar elegido nuestros días es prometiendo más cosas gratis que su contendiente, pero parece que el público no se da cuenta de que lo que ofrece no siempre es gratis en verdad.

    Si a un político se le ocurriera sugerirte el recorte de alguna área del presupuesto, sería un suicidio político. Si sugieres recortar el presupuesto militar, el ala derecha te diría que es poco patriota y que hay terroristas bajo tu cama. Si sugieres recortar seguridad social, los sindicatos movilizarían un tsunami de votantes en tu contra; y si sugiere recortar la salud pública, toda la población se levantamiento contra, gritando: entre comillas pero el cuidado médico es lo más importante en nuestros días”.

    El problema es que cada asunto cobra gran importancia y, por lo tanto, las decisiones difíciles que deben tomarse para sostener nuestra economía no se tomarán.

    A todo esto les debe sumar el hecho de que nos hemos convertido, en esencia, en una sociedad socialista que vive en la ilusión de que todavía somos capitalistas del mercado libre. Se nos olvida que somos el gobierno, que el gobierno no es una entidad benevolente e independiente con enormes bolsillos. Siempre que algo malo sucede, la mayoría de la gente dice lo mismo: “el gobierno debería hacer algo al respecto”. Todos parecen creer que éste debería ser la red de protección de la colectividad.

    Cuando las compañías de fondos de cobertura se apalanque demasiado a sí mismas, creen que el gobierno debería rescatarlas, y cuando los propietarios de inmuebles exceden en sus préstamos hipotecarios, creen que el gobierno también debería rescatarlos de los remates. Parece que no nos damos cuenta de que cada vez que “el gobierno hace algo al respecto”, lo hace con la mitad de eficiencia y el doble del costo que el sector privado. Además, le pasa a la población la factura por medio de la recaudación directa o a través de los impuestos o de inflación. Al final todos pagamos.

    Uno de los mayores problemas es que contratamos (es decir, votamos por)  la gente equivocada para que decida cómo se debe gastar nuestras divisas. Me aventuraría decir que el 99% de los funcionarios o políticos que enviamos gobernarnos y cuyo trabajo es redistribuir nuestra riqueza y, por lo tanto dirigir la economía, no sabe nada sobre esta materia. Y si acaso lo saben, entonces en realidad no les interesa porque su trabajo sólo durará dos, cuatro o seis años.

    Creo que hemos llegado al punto en que no podemos regresar y ahora lo único que podemos hacer es ir analizando las condiciones y conforme se vuelvan más difíciles prepararnos para lo peor.

    Se aproxima una inundación fiscal de proporciones bíblicas; tal vez piensas que nuestra economía es un barco suficientemente grande para soportar la tormenta, pero no es así. A pesar de que me gustaría que se salvara el barco completo, sé que no sucederá; cada hombre y cada mujer tendrá que ver por sí mismo. La buena noticia que todavía se pueden salvar tú y tu familia.

    En su libro de 2002, la profecía de padre rico, Robert Kiyosaki ofrecieron consejos para construir su propia arca para que puedas navegar a través de la tormenta que se avecina debido a las insensatas políticas económicas del gobierno. Si ya lo leíste, entonces sabes que las predicciones que hicieron en 2002 están comenzando cumplirse hoy. Ya te lo dije, si no lo has leído, debes hacerlo: es una lectura obligada para cualquier inversionista que desee sobrevivir a la tormenta.

    Una de las mejores maneras de protegerte de la tormenta económica que viene es transferir su riqueza a tipos de activos que podrán soportar la marea. En mi opinión, el mejor tipo de activo es sobre el que escribo en este libro: los metales preciosos, el oro y la plata.

     

    Michael Maloney tiene razón o se equivoca?al final de cuentas tú tienes la última palabra, sin embargo qué pasará con Europa, sabías que Japón tiene una deuda del 200% de su PIB, sabías que estados unidos de América ya debe más del 100% de su PIB, además estas deudas no dejan de crecer podremos seguir así hasta el infinito? si quieres conocer más sobre estos temas te recomiendo mucho leer el libro guía para invertir en oro y plata.

    {lang: 'es'}
Leave a Comment