Logo Background RSS

Advertisement

La Crisis Subrprime y el monstruo de los Derivados

  • Imagina un banco que ha invertido mucho dinero prestando en hipotecas, ahora imagina que ese mismo banco toma varias hipotecas y las empaca en un bono o pagaré  al que llamaremos garantía con respaldo hipotecario.

    Las hipotecas basura o Subprime

    Es probable que en años recientes hayan escuchado sobre esas garantías en las noticias , ya que fueron los culpables del desastre de las hipotecas subprime o hipotecas basura. Las garantías con respaldo hipotecario son herramientas financieras muy complejas, a mí me gusta llamarles vudú financiero, creadas para limitar el riesgo que corrían las fusiones financieras con respecto a la deuda. Pero en lugar de limitar el riesgo, lo han esparcido por todo el mundo. Cuando un banco te otorga un crédito para adquirir una casa, rara vez conserva el crédito; en lugar de eso, se lo vende a Wall Street, en donde, a su vez, lo convierten en un paquete junto con otros préstamos, transformándolo en un fondo de inversión con garantía hipotecaria para venderlo a inversionistas de todo el mundo. Es por ello que los remates hipotecarios en Las Vegas Nevada, pueden provocar que un pueblo quede en bancarrota y Noruega.

    Nuestro desastre actual proviene del hecho de que la Fed mantuvo las tasas de interés muy bajas durante tanto tiempo que provocó una inmensa ola de creación de divisas y crédito, lo cual devaluó el dólar e hizo que los precios de las casas aumentarán a niveles inusitados. Siendo el crédito tan barato y las divisas tan abundantes, muy pronto los bancos estaban prestando dinero a cualquier vago que pasara por la calle, siempre y cuando estuviera bien peinado. Después, los bancos vendieron esas hipotecas a Wall Street y los genios de ahí hicieron paquetes con los préstamos regulares y los subprime, los transformaron en fondos con garantía hipotecaria y los vendieron a los inversionistas.

    Los bancos tenían un estándar muy descuidado de requisitos para otorgar préstamos, por lo que prestaron dinero para adquirir casas a gente que no podía pagarlas. Esa gente se sintió repentinamente enriquecida, sacó dinero de sus casas como si éstas fueran cajeros automáticos, lo gastó en artículos que se deprecien como televisiones o autos y, después, sucedió algo que nadie esperaba (por lo menos, le pasó a la gente que estaba embriagada con dinero barato): llegaron los esperados ajustes a las tasas. A pesar de que estos ajustes se describían con claridad en los documentos de los préstamos, mucha gente no estaba preparada y no pudo realizar sus pagos.

    Ya sabes lo que sucedió después: una erupción de remates a niveles récord provocó que las garantías con respaldo hipotecario fallar. Las personas perdieron muchísimo dinero y el gobierno trató de salvar las 11, mientras tanto, las instituciones financieras entraron en pánico y los créditos se secaron.

    Las garantías con respaldo hipotecario son parte de lo que a mí me gusta llamar el monstruo de los derivados. Los derivados son instrumentos financieros cuyo precio y valor se deriva del valor de los activos que lo sustentan, como en el caso de los bienes raíces que sustentan a los fondos de inversión con garantía hipotecaria.

    Los derivados son, tal vez, la mayor amenaza individual al sistema financiero mundial y, en definitiva, representan las nubes más oscuras de la tormenta que se avecina. He dicho tal vez porque las dificultades y los riesgos potenciales están tan ocultos que ni siquiera tenemos idea de cuánto daño pueden causar un a la gran mayoría de estos derivados los han creado sobre un mostrador, a través de acuerdos privados en lugar de ser comerciados en un intercambio. Esto significa que no están sujetos a los estándares y reglamentos de una institución oficial, la Comisión de valores de Estados Unidos SEC por sus siglas en inglés. Los derivados conforman el mercado financiero más grande del mundo, ahora hay un excedente de medio billón de dólares de estos derivados y eso equivale a 10 veces el Producto Interno Bruto global.

    Artículo tomado del libro de Michael Maloney guía para invertir en oro y plata.

    {lang: 'es'}
Leave a Comment