Logo Background RSS

Advertisement

La Burbuja de los Bienes Raices

  • En el Libro Guia Para Invertir en Oro y Plata de Michael Maloney nos describe que las burbujas financieras o inmobiliarias no son un accidente, sino una consecuencia, de que? de la continua y exagerada impresion de dinero fiduciario, divisa o como se le quiera llamar, cuando se imprime mucho dinero ese dinero tiene que verterse en algun cause, llegar a algun activo financiero, en el siguiente articulo nos habla como se formó una gran burbuja en los bienes raices a finales de los 80s:

     

    El valor de las casas se disparó en aquel entonces. Una amiga cercana tenia una casa en Los Angeles que habia comprado en 1970 por 64,000 dolares. Cuando la valuó en enero de 1986, costaba 425 000 dolares. Para 1988, todas esas nuevas divisas que se habian producido despues de que la burbuja del mercado de valores estallara un año antes, provocaron que el precio de las casas subiera. Mi amiga volvió a valuar su casa a finales de 1989 y en esa ocasion le dijeron que valia 1.3 millones.

    Fue un incremento de 200% en solo cuatro años!. La gente del area se volvió loca con el comercio de bienes raices. Los anuncios de “se vende” estaban alineados en cada cuadra y todo el mundo hablaba de bienes raices, los compraba o se convertia en corredor.

    Para tratar de frenar la locura especulativa, la Fed aumentó las tasas por encima de 6.5% hasta casi 10% durante todo 1988 y el primer trimestre de 1989.

    La Fed logró su objetivo y el boom de propiedades se vino abajo. En la costa Este de USA comenzó una recesion y arrasó con el pais hasta la costa oeste. Despues el 2 de agosto de 1990, Irak invadio Kuwait y el 17 de enero de 1991 Estados Unidos USA lanzo la operacion Tormenta del Desierto. Estabamos de nuevo metidos en una guerra que no podiamos costear, una guerra financiada con gasto deficitario.

    Los precios de las casas se deslizaron aún más y el país entro en recesión. Como respuesta, la fe cortó el requisito de reserva sobre los depósitos a plazos, de tres a 0%, y en 1992 cortó el requisito de reserva sobre el transacciones, de 12 a 10%. En ese mismo periodo se rebajaron drásticamente las tasas de interés de ocho a menos de 3%. Sin embargo, en esta ocasión las medidas no tuvieron un efecto inmediato y la economía continuó arrastrándose.

    Irónicamente, ahora que escribo este libro en 2008 casi 20 años después de aquellos hechos, otra vez tenemos a un Bush como presidente, otra vez estamos en guerra con el Medio Oriente, los precios de las casas se desploman dramáticamente, hay rumores de que las tasas de interés se reducirán a 2% o menos, y la economía está estancada.

    ¿Recuerdas a mi amiga que tenía una casa de 1. 3 millones en 1989? Los precios de los bienes raíces en su area se desplomaron, uno de sus vecinos era contratista y estaba construyendo 14 casas en ese vecindario. Cuando las casas dejaron de venderse y los precios comenzaron a caer, se vio obligado a declararse en bancarrota y las 14 casas fueron rematadas.

    Los bancos no quieren las casas, sino las hipotecas sobre los bienes raíces, así que su banco puso todas las casas en el mercado al mismo tiempo y les asignó precios menores a los de otras propiedades similares. Así se aseguró de que se venderían rápidamente pero no fue así; entonces, durante el siguiente par de meses, dos bancos tuvieron una ola de remates que llegaron al mercado. No se estaba vendiendo nada y, para cerciorarse de que se vendería su casa, todo mundo trataba de ponerle un precio más bajo que el que el que había fijado el vecino.

    En el otoño de 1992 tocaron fondo los bienes raíces en el vecindario de mi amiga. Su vecino, que vivía cruzando la calle, vendió su casa a finales del mismo año por $425,000 dólares. La casa de ella tenía un terreno más grande y una vista agradable y a pesar de eso, su valor era de menos de medio millón. El valor aparente de su casa había caído de 1.3 millones a menos de medio millón en sólo tres cortos años. Los precios de las casas en su área se habían desplomado un 60%.

    Justo en el mejor momento de 1989, se vendió una casa en la cuadra donde vivía mi amiga. La casa se vendió por 1 millón, pero estaba prácticamente lista para derribarse. Yo la vi y noté que la pintura se estaba cayendo, el jardín estaba muerto y nunca la habían remodelado desde que se construyó a principios de los 50. El nuevo propietario había pagado el 20% $200,000 dólares y aún debía 800,000 dólares.

    Por desgracia para el, los precios de las casas bajaron con increíble rapidez. En cierto momento, el valor de la casa llegó hasta el piso y quedó en 400,000 dólares lo cual significa que este hombre tenía un déficit de 400,000, el doble de su patrimonio neto inicial.

    Para colmo, la tasa de los fondos de la Fed había descendido bruscamente de cerca de 10% (cuando compró la casa en 1989), a tan sólo 3% en 1993. Sin embargo, el banco no iba a refinanciar un préstamo de 800,00 dólares para una casa que estaba valuada en 400,000. Así que, después de haber pagado $200,000 dólares, este pobre individuo se quedó con una hipoteca de 800,000 a una tasa de interés de aproximadamente de 12% y, aunque las tasas de las hipotecas habían bajado a 6% o menos, el dueño no pudo refinanciar. Estuvo con el agua hasta el cuello durante 10 años hasta que por fin, en 1999 el precio de su casa excedió el precio de compra de 1989.

    Sin embargo, la gente que adquirió propiedades a principios de los 90 pudo conseguir con facilidad propiedades que producían un buen flujo de efectivo y, poco tiempo después, los bienes raíces se revalorizaron más que nunca.

    Todos esos movimientos que realizó la Fed con los requisitos de reserva y las tasas de interés en 1991 y 1992, volvieron finalmente para vengarse en 1995. En ese año explotó el suministro de divisas y no dio vuelta atrás. En la década de 1995 a 2005 el suministro de divisas incremento 120%. Esto significa que en esos cortos 10 años se crearon más divisas que en los 83 años anteriores. De hecho, se crearon más divisas que en toda la historia previa de Estados Unidos, y esta producción dio como resultado el mayor boom de bienes raíces de la historia, así como una buena cantidad de burbujas en bonos, derivados, consumo, deuda y, otra vez acciones.

    Si estás interesado en conocer como el exceso de dinero fiduciario producido por los bancos centrales como la Fed crean burbujas en los diferentes mercados y en consecuencia crisis te recomiendo mucho leer el libro Guía Para invertir en Oro y Plata de Michael Maloney.

    {lang: 'es'}
Leave a Comment