Logo Background RSS

Advertisement

La bomba monetaria de Japón: inventando dinero

  • Existe otro país que puede mantener altas sus importaciones y bajos los valores de su divisa. En 2003, la economía de Japón estaba desquiciada y sufría una prolongada, lenta y demoledora deflación de la que no había podido salir desde el crack del mercado de valores de 1989. En un intento por cambiar la marea económica, Japón se embarcó en uno de los mayores experimentos en creación de divisas desde la Segunda Guerra Mundial. Cuando Ben Bernanke fue profesor de economía en Princeton, realizó una investigación académica sobre las aflicciones recesionarias de Japón. En noviembre de 2002, cuando era gobernador de la Fed, Bernanke ofreció el infame discurso en el que mencionó que, de ser necesario, debería dejarse caer dinero desde un helicóptero para prevenir un descalabro económico como el que experimentó Japón.

    En enero de 2003, Japón en verdad siguió su consejo y durante los siguientes 15 meses, creo 35 billones de yenes que se usaron para adquirir 320,000 millones de dólares. Con esta adquisición bajaron el yen y subieron el dólar y artificialmente mantuvieron bajas sus exportaciones a Estados Unidos. Luego utilizaron esos bienes para comprar bonos del tesoro de Estados Unidos.

    Estas acciones dieron un fuerte impulso a la economía japonesa y sacaron a Estados Unidos de una de las recesiones más cortas que se han registrado (la recesión de 2001 -2003), para introducirlo en la burbuja de bienes raíces más grande de la historia. Las tasas de interés cayeron a los puntos más bajos que nunca, el crédito se abarató y la gente comenzó a comprar con desenfreno casas como inversiones. Creo que no tengo que decirte cómo terminó todo, lo más probable es que todavía ahora estés percibiendo los efectos del crack del mercado inmobiliario estadounidense y el derrumbe de las garantías con respaldo hipotecario. Cuando todo hubo terminado, la bomba económica de Japón ascendía al 1% del Producto Interno Bruto global.

    De nuevo, de la misma forma que sucedió durante la Primera Guerra Mundial, ahora está estallando el suministro económico mundial. Y parece que algunos países continúan imprimiendo divisas sólo por diversión. De abril de 2006 a abril de 2007, por ejemplo, el suministro monetario M2 de Rusia creció 52. 7%.

     

    El artículo anterior fue tomado del libro de Michael Maloney llamado guía por invertir en oro y plata, todo lo anterior nos dice que los bancos centrales del mundo han creado en exceso “dinero” o mejor dicho dinero Fiat o dinero fiduciario, ante tanta creación de dinero falso sin ningún sustento económico la inflación se desata, la inflación nos hace más pobres así que la única forma de proteger el poder adquisitivo de nuestro trabajo es invirtiéndolo en activos como el oro y plata.

    {lang: 'es'}
Leave a Comment