Logo Background RSS

Advertisement

Invertir en plata, Michael Maloney nos dice porque

  • invertir en plataDurante los primeros 2000 años, el oro y la plata fueron la principal forma de dinero del mundo. El tipo de cambio entre los dos metales era de un promedio de 12 onzas de plata por una onza de oro. En otras palabras, el valor de la plata equivalía a un doceavo del valor del oro. Por supuesto, estos datos eran variables dependiendo de la región y la época por ejemplo, durante la dinastía Ming en China, el tipo de cambio era de cuatro onzas de plata por cada onza de oro, y en el antiguo Egipto la plata tenía el mismo valor que el oro. Pero, en promedio, la proporción casi siempre ha sido de 12 a uno.

    No se necesita ser un científico de la nasa para entender porque. El oro y la plata eran dinero que circulaba simultáneamente y los mercados libres eran los que se ajustaban a las balanzas. La proporción se estableció por qué el mercado hizo lo que le era natural: descubrir el precio real de las cosas. Esto significa que, a lo largo de la historia, siempre hubo 12 veces más plata circulante que oro, en promedio. El proceso sólo implicó que el mercado encontrará el equilibrio precio/cantidad sustentado en la relativa rareza de ambos metales.

    En los últimos años de 1800, los suministros de plata se incrementaron bastante debido a los avances tecnológicos y a los descubrimientos de minas en occidente. Estos y otros factores provocaron que la plata cayera hasta un centimo del valor del oro. Luego, durante la depresión, Franklin Roosevelt firmó la ley de adquisición de la plata de 1934 y el gobierno estadounidense comenzó a amasar la fortuna de plata más grande del mundo se hicieron otras compras de plata en los años 50 y la fortuna llegó a los 3,500  millones de onzas de plata.

    Pero para principios de los 60, el precio de la plata había subido a 1.29 dólares la onza. No fue así porque la onza escaseará, sino porque abundaban las divisas la plata sólo estaba alcanzando a la inflación del suministro de divisas. A ese precio de 1.29 espacio la onza, el contenido de plata que existían en las acuñaciones estadounidenses igualó el valor nominal de la moneda de plata. Si el precio de este metal aumentaba más, lo único que la gente necesitaba hacer para obtener ganancias era ir al banco, solicitar un montón de cambio, fundirlo y vender la plata el gobierno lo sabía, por lo que comenzó vender plata para mantener el precio bajo.

    El público se convirtió, por primera vez, en comprador neto de plata la forma más sencilla de adquirirla era tomar un billete, ir al banco y solicitar que le cambiaran los dólares por monedas de plata. Invertir en plata se hizo tan popular que comenzaron a desaparecer tantas monedas de la circulación, que a principios de 1965 el gobierno se vio obligado a detener la acuñación de monedas que contenían plata. Una vez más, el mercado libre y la voluntad de la población lograron vencer al gobierno.

    Durante la mayor parte de la década de los años 70, el precio de la plata se mantuvo entre 3 y 6 dólares la onza de plata. Esta flotación fue mantenida por factores como la desvinculación del patrón oro que llevó a cabo Richard Nixon y al incremento en el suministro de divisas. Muchos personas que lograron invertir en plata en años anteriores pudieron vender su plata y obtener ganancias.

    Pero en 1979 los precios comenzaron a subir con rapidez la gente dejó de vender plata y el público empezó a invertir en plata por segunda vez en la historia. La primera vez que esto sucedió, el gobierno se vio forzado a descontinuar el uso del último dinero real que quedaba en Estados Unidos de América y a reemplazarlo con monedas de cobre y zinc. En esta ocasión, las adquisiciones de plata por parte de la población lograron que el precio del metal estallará hasta $50 por onza.

     

    Artículo obtenido del libro guía para invertir en oro y plata de Michael Maloney, espero que te ayude a invertir en plata.

    {lang: 'es'}
Leave a Comment