Logo Background RSS

Advertisement

El Dolar VS Oro, el Oro Gana

  • En 1933 el gobierno de USA, trató de confiscar el oro de la gente para asi poder robarle su riqueza al pueblo, lee esta interesante historia sobre el oro contra el gobierno, un interesante articulo de Michael Maloney en su libro Guia para Invertir en Oro y Plata.

    El 4 de marzo de 1933 Roosvelt asumió el poder y a los pocos dias, firmó una procalama ejecutiva que comunicaba que todos los bancos serian cerrados para una “fiesta bancaria”, con la que se congeló el intercambio con el extranjero y se evitó que los bancos pagaran con oro cuando reabrieran. Un mes despues firmo una orden ejecutiva que solicitaba que los ciudadanos estadounidenses entregaran sus pertenencias (oro) al a Reserva Federal de Estados Unidos a cambio de billetes emitidos por esta.

    El 20 de abril firmó otra orden ejecutiva en que se cancelaba el derecho de los ciudadanos estadounidenses de comprar o intercambiar divisas extranjeras y/o  transferir divisas a cuentas fuera de Estados Unidos. El mismo dia se envio al Congreso la Enmienda Thomas que permitía la presidente reducir el contenido del dolar a discrecion, hasta un 50% de su peso anterior. Esta enmienda se aprobó como ley el 12 de mayo y se añadió para concederle a los billetes de la Reserva Federal el estatus de “moneda de curso legal”.

    Pero todavia quedaba un obstaculo importante que vencer de que Roosvelt pudiera devaluar el dolar: la impopular “clausula oro“.

    Durante la Guerra Civil, el presidente Abraham Lincoln tuvo que ingeniar una manera de pagar a las tropas, por lo que introdujo el en el pais una segunda divisa por decreto: el dolar greenback. Cuando surgió pro primera vez, el greenback valia lo mismo que los billetes que si estaban respaldados por con oro, pero para finales de la guerra su precio habia caido hasta alcanzar solamente un tercio de su valor. Mucha gente que habia realizado contratos o solicitado prestamos en dolares respaldados antes de al guerra, tuvo que pagarlos con dolares greenback depreciados. Por supuesto que con ello se estaba defraudando a los acreedores, por lo que se levantaron muchas demandas.

    Despues del final de la Guerra Civil, la mayoria de los contratos incluian una “clausula oro” que servia para proteger de la devaluacion a los prestamistas y similares. La clausula oro exigia que, cuando el contrato se cumpliera, el pago se realizara en oro o en una cantidad de divisa igual al valor del “peso del oro”. El gran problema de Roosvelt era que la mayoria de los contratos y obligaciones del gobierno tambien incluian esta clausula. Por lo anterior, la devaluacion del dolar tambien incrementaria el costo de las obligaciones del gobierno en la misma proporcion.

    Asi que, a instancia del presidente Roosvelt, el 5 de junio el Congreso aprobó una resolución conjunta que invalidaba la clausula oro en todos los contratos publicos y privados pasados, presentes y futuros. En esencia, el gobierno solo le dijo a los ciudadanos y a las corporaciones estadounidenses: “No tenemos que pagarte”. Esta descarada falta de respeto a los derechos de los estadounidenses por parte del gobierno, condujo al senador Carter Glass, presidente del Comité Financiero del Senado a lamentarse: “Es un deshonor, señor. Este gran gobierno, fuerte en oro, esta rompiendo su promesa de pagar en oro a las viudas y los huerfanos a quienes les vendió bonos gubernamentales con la garantia de pagar en moneda oro con el estandar de valor presente. Es un deshonor, señor”. Pero el senador Thomas Gore de Oklahoma fue mucho mas conciso al decir: “¡Como! Eso es un vil robo, no es asi señor Presidente?”.

    Todas estas protestas entraron en oidos sordos. El 29 de agosto de 1933, Roosvelt firmó la Orden Ejecutiva 6260, en la que se prohibió el derecho que tenian los ciudadanos estadounidenses de poseer oro. La unica manera en que el sistema bancario podia ocultar el fraude de sus sistema de reserva fraccional y evitar el inclumplimiento de sus compromisos (es decir, declararse en bancarrota), era hacer que el gobierno estableciera que era ilegal que los ciudadanos poseyeran oro (el dinero legal de nuestra constitucion, un elemento inerte e inanimado), Roosvelt aceptó con gusto.

    Estados Unidos de Norteamerica, la tierra de la libertad y hogar de los valientes, ordenó a sus ciudadanos que entregaran su propiedad privada (el dinero de sus bolsillos) a cualquier banco de la Reserva Federal De Estados Unidos. Primero lo hizo con la amenaza de publicar en los periodicos los nombres de los “acaparadores de oro” y despues con la advertencia de aplicar multas y encarcelamiento. Tengo entendido que nadie sabe con exactitud quien escribio estas promulgaciones y ordenes ejecutivas. Pero algo quedaba claro: el gobierno ya no era de la gente, por la gente y para la gente. Ahora era un gobierno de banqueros, por los banqueros y para los banqueros.

    Pero todavia faltaba llevar a cabo una accion deleznable mas.

    Los cuida Kilos

    El 31 de enero de 1934, Roosvelt firmó la promulgacion con la que hacia efectiva la devaluacion del dolar. Antes se necesitaban 20.67 dolares para comprar una onza troy de oro, pero a partir de esta proclamacion el dolar perdió el 40.09% de su valor adquisitivo y para comprar la misma cantidad de metal se necesitaron 35 dolares. Estas cifras indican que el gobierno habia robado 40.09% del poder adquisitivo de todo el suministro de divisas de la gente de Estados Unidos, con relacion al comercio internacional. Y todo con el poder de un boligrafo.

    Asi de fuerte es el poder de la divisa por decreto. Lo peor de toda esta situacion es que la gente que siguió las reglas y entregó su oro cuando asi se decretó, resultó ser la mas afectada. Gracias a la presion que las politicas de Roosvelt ejercieron sobre el dolar, quienes se aferraron ilegalmente a su oro obruvieron una ganancia de 69.33%. Por otra parte, se entregó menos de 22% del oro que estaba en circulacion y al parecer no se arrestó ni se juzgó a nadie por acaparamiento.

    Pero a pesar de los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos, al final venció el oro. El oro y la voluntad del pueblo hicieron ceder al gobierno. Estdos Unidos prohibio a su poblacion reclamar su propio oro y devaluó lo dolares; de esa forma pudo evitar el pánico internacional por el dolar y fue capaz de continuar el comercion internacional bajo el patron oro. Anulando los pagarés redimibles en oro que tenian los ciudadanos estadounidenses y exigiendo mas pagarés de los bancos centrales extranjeros por cada pieza de este metal, disminuyó considerablemente la cantidad de los documentos redimibles en oro. Asi el sistema fraccional de reserva volvió a ser manejable.

    De nueva cuenta el oro se habia revaluado a si mismo. No fue con un golpe de Knock out y la muerte de la divisa, como sucedió en capitulos anteriores en la historia, esta ocasion fue un knock out tecnico. Para detener la implosion del sistema bancario estadounidense y para volver a ganar la confianza de nuestros socios de comercio internacional, el oro forzó al gobierno a devaluar la divisa robando a los ciudadanos. El oro tambien volvió a respaldar todo el exceso de divisas que el sistema bancario habia producido. El oro continuaba siendo el campeon invito de los pesos pesados del mundo.

    Pero todo ese dolor y sufrimiento se pudieron haber evitado. El oro y la plata exigen que los bancos y los gobiernos actuen con disciplina y moderacion y por ello a los bancos y los gobiernos no les agrada este metal. A pesar de que fueron varios los factores que contribuyeron a la Gran Depresion, hubo solamente una causa de raiz. Los gobiernos del mundo, la Reserva Federal de Estados Unidos, los bancos centrales extranjeros y los bancos comerciales: todos ellos trataron de engañar al oro.

    Invertir en oro e invertir en plata son una forma de proteger tu dinero de los abusos del gobierno ante la continua y desmedida impresion de dinero fiduciario.

     

    {lang: 'es'}
Leave a Comment